Acerca de apagar los comentarios

15

Desde que los comentarios existen, he pensado que son una parte esencial y complementaria de todo sitio web. De hecho, más de una vez he dicho –y seguramente escrito– que uno de los aspectos más maravillosos de la publicación en línea es poder crear un texto vivo, que crece y se complementa con la interacción de los visitantes. El contenido es el texto + los comentarios.

Los comentarios no son infalibles, claro. Lev Grosman, en este seminal artículo sobre la Web 2.0, escribe uno de mis párrafos favoritos sobre el tema:

Sure, it’s a mistake to romanticize all this any more than is strictly necessary. Web 2.0 harnesses the stupidity of crowds as well as its wisdom. Some of the comments on YouTube make you weep for the future of humanity just for the spelling alone, never mind the obscenity and the naked hatred.

Todo sitio web con comentarios de mala calidad, tiene un problema de manejo de contenidos. Es trabajo del community manager facilitar la creación de un sitio valioso. Los comentarios necesitan tiempo, construir lugares de interacción en la web es difícil y una de las cosas que no quiero hacer con mi blog es tener un trabajo adicional, ni tener conversaciones con extraños o –peor aún– lidiar con trolls y gente ladilla en general. Al final, la intención de este blog es mostrar y preservar lo que me gusta del trabajo de otros. Un espacio privado en intención pero público en ejecución para reportar las afinidades que he conseguido. Si no quiero vender algo, ni vivir del blog, ni crear un espacio libre para que los chicos se diviertan, seguir teniendo un blog con comentarios es meterme en problemas, abrir puertas que no quiero abrir, o buscar excusas para pelear.

duty_calls

Yo pensaba que invertir tiempo en la interacción, curar la sección de comentarios, era… un momento, Matthew Inman, de The Oatmeal, lo dice mejor en esta entrevista:

I used to think it was an integral part of being a writer or artist—that you have to read comments, and you have to react to them, and you have to mold your work around them. But that doesn’t make me a better artist—if anything, it just makes me doubt myself. So I just don’t read any of it, because I can’t help focusing on that one negative one where some guy writes something awful. I’ve found that my comics are becoming more and more of a rhetorical performance. I just want to draw things that I hope are funny and put them on the web, and that’ll be the extent of the communication, to preserve my own sanity more than anything.

Antes de quitar los comentarios, pensé que me estaría perdiendo el valioso feedback de Vinz, Elgranj, Yta, John, o Ramiro. Pero resulta que la única gente que me importa y enseña, sigue hablándome, comentando y compartiendo los post por otros medios. Este es un resultado super obvio, pero mi sobredosis de bullshit 2.0 me impedía verlo (¿2.0? so passé ¿qué tal 3.0?) . Pienso que ahora la experiencia de lectura en afinidades está mejor, más limpia. Prolija, diría Plácido.

Así que fire-and-forget ha sido mi actitud en estos meses. Conversando con Héctor me di cuenta de que esa puede ser la clave para sobrevivir en ambientes con mucho ruido, en el mudo físico o virtual. Si funciona lo que escribes, alguien lo compartirá en Facebook o en twitter, o –mejor aún– escribirá un post. Todo eso sin tu intervención, sin el masajeo, sin el “gracias por tu comentario”, sin estar pendiente de una notificación más en el teléfono. Suficiente. Escribe, sólo escribe. Haz tu trabajo, no te distraigas.

 

trabajo

Tengo los comentarios apagados por esta razón. Si te gusta este post, compártelo con tus amigos.

Daniel Pratt

Emprendedor, artista de calle, aficionado a los medios sociales, fan de PHP, amante de psql, geek. Vamos a morir pronto. Lo que queda es amar, disfrutar de nuestras glorias, miserias y afinidades electivas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookGoogle Plus

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
Porqué compré una casa en Detroit por $500 | Drew Philp

Desde que Michael Moore dio el campanazo con Roger & Me, miles de personas peregrinan todos los años para tomar...

Cerrar