¿Qué más?, el podcast

No todo lo que podría ser un post, tiene material para ser un post. Pero todavía quisiera que existiera, que fuese un semi-post, un texto que escribo o enuncio para sacarlo de mi cabeza y depositarlo en alguna parte como recuerdo de lo que fui. Esto funciona mejor con una caja de resonancia, un abogado del diablo que lea estos posts y calls on my bullshit, pero con un método más inmediato e íntimo que los comentarios en redes sociales. Mónica es muy gentil y normalmente cumple ese rol.

Pero también me hace falta hablar con los amigos que tuve. Mis amigos son mi memoria externa de respaldo. Off-site, pero RAID 0. Sin ellos tengo poca historia y, por ende, pocas cosas que decir. Una de las cosas más duras de emigrar es no poder hablar con ellos aproximadamente cuando quiero, tener que conformarme con breves —rotos— intercambios en WhatsApp y conversaciones internas que nunca se materializan.

Hay posts que no escribo, se los digo a un amigo en mi cabeza. A Vicente le pasa lo mismo y por eso empezamos a grabar esos posts en semijoda. De allí salió ¿Qué Más?, algo que parece ser un podcast. Puedes agregarlo a tu aplicación de podcast favorita haciendo click aquí, o escuchar el primer capítulo en la web: https://quemas.fr/2017/12/07/001-weekend-fun/

 

 

 

Mi 2017 en música — 2 de 2

2017 musica 2

Resumen a lo We Didn’t Start The Fire

Julio: No one knows me like the piano at my mother’s home, Paradis+Metronomy+La Femme en Montreux, Thundercat.

Agosto: Is it lost on you? Feist,  Jupiter & Okwess, Lana del Rey, Bad Bunny.

Septiembre: Autovía del Cantábrico con Slowdive, Spoon, Stranger’s Kiss de Alex Cameron, Father John Misty, Charles Bradley, Phoenix, American Dream de LCD Soundsystem.

Octubre: Tom Petty, The National, The King of Tears.

Noviembre: War on Drugs, Fleetwood Mac, Caetano Veloso, Honus Honus.

Diciembre: Fazerdaze, Action Bronson, Velaskez yo soi guapa, Four Tet, Cut Copy, Björk, Charlotte Gainsbourg y Morrissey.

Puedes leer Enero-Junio, la primera parte de esta lista, siguiendo este link.

Playlist completo de 2017 en Spotify

Sigue leyendo “Mi 2017 en música — 2 de 2” »

Mi 2017 en cine — 2 de 2

Estas notas fueron escritas saliendo del cine / cerrando una ventana / apagando la tele, justo después de haber visto algo para compartir y antes de contaminarme con las reseñas. Están aderezadas con links que he ido consiguiendo por allí.

Lee la primera parte de esta lista aquí

Julio

Considerando lo que había leído sobre Ghost In The Shell, me esperaba algo mucho peor. Visualmente está muy bien y si bien quizás no es tan contemplativa o profunda como la original, eso opera en beneficio de la historia. Sin embargo, todas las secuencias memorables son mucho más memorables en la original.

Al principio, me parecía que Bajo la Sombra trataba de decir muchas cosas en poco tiempo. Pero luego se tranformó en una película de terror bastante eficiente.

The Circle es una película para la década pasada, llena de ideas optimistas que hace tiempo fueron descartadas. Hoy es una caricatura con un guión torpe y una evolución de los personajes incomprensible, no se habría salvado incluso en 2007.

Curioso que ambos actores que hicieron de padres de la protagonista murieron este año. Habrá sido culpa de Facebook?

Vi un montón de tele en España (o al menos un montón para mis estándares). De allí:

Fighting es una peli bien hecha. Un triunfo estilístico tanto en su puesta en escena como su ritmo.

Pagafantas hace un montón de cosas bien. Los montajes de un falso documental y las elipsis son muy graciosas. Está bien actuada.

Me pasó con Forces of Nature. Es increible lo ombliguistas que son las películas de los 90s en cuánto al diálogo y lo descartable que son las referencias culturales que usan para hacer chistes que más nunca serán graciosos.

La segunda vez que vi The Social Network me di cuenta de que en realidad es un comentario sobre la vida en Facebook. Cada personaje vive en su propio mundo y aprovecha cada oportunidad que tiene para hablar, pero nadie se escucha porque todos hablan a la misma vez. En cierto sentido esta película, y el mundo en el que vivimos, es el elemento perfecto para alguien que solo quiere escribir dos horas de diálogo, como Aaron Sorkin, sin considerar la historia o al público. Es una manifestación clara de la  ruptura de nuestras capacidades de comunicación.

Sigue leyendo “Mi 2017 en cine — 2 de 2” »