Mi 2020 en música — 1 de 2

Playlist the Spotify

Enero

History Repeats, el abridor del Jaime de Brittany Howards es brutal. Llegué a el porque vi este Jools Holland… do you feel me?

Ese tema me llevó a este video de cuando era la vocalista de Alabama Shakes, una bestialidad

JJ me invitó a ver Live on two legs, una banda tributo de Pearl Jam que tiene un guitarrista que lo único que hace es trabajar y cargar con toda la banda. Cerraron con un cover de Teenage wasteland.

Del Thin Mind, de Wolf Parade, me quedo con Out of Control y Wandering Son.

 

Febrero

Este mashup de The Weeknd, Michael Jackson y Justin Timberlake está brutal

Color my life, de Chicano Batman

Conversations, de Lee-Ann Curren, me hizo pensar en verano, pero lo más genial es ese crescendo que comienza a colarse por ahí a los 4 minutos y después estalla en la canción que no te esperabas

Los días en los que nos dimos cuenta de la gravedad del coronavirus, están marcados por el Remind Me Tomorrow de Sharon Van Etten y el Slow Rush de Tame Impala. Del primero, todo el disco, pero también Comeback Kid; del segundo, pues todo el disco, pero en especial It might be time to face it.

Makaya McCraven tomó el I’m New Here, de Gill Scott-Heron e hizo un remix que logró la difícil tarea de ser mejor que el original. ¿Cómo puede mejorarse el track homónimo? ¿Cómo puede uno hacer un tema reflexivo sin quitarle el filo al poema? Bueno, así:

 

Marzo

En estos tres primeros meses del año, Physical de Dua Lipa, es lo único que me ha gustado de la música que oyen los niños. Me transporta a crecer en los 80s, y el video está bastante bien

Los Bitchos, tremendo nombre para una banda

Después de estar un rato pegado con Conversations (ver Febrero), caí en el EP de Lee-Ann Curren. White Lies.

El soundtrack de mi primera semana de confinamiento fue The Main Thing, de Real Estate. De allí, November.

Me encanta el intro de Ghost of Soulja Slim, del A Written Testimony, de Jay Electronica (so… ARE YOU SCARED TO DEATH NEGRO?). Del mismo disco que tiene el par de cojones de poner un sample de Litto Nebbia.

Western State Hurricanes remasterizaron y resucitaron las cintas que grabaron a finales de los 90s. Suena como un buen disco de los 90s. Impresionante el trabajo de restauración. Se nota más que todo en Samaritan y Mimi.

Tendril, del Fountain de Lyra Pramuk.

 

Abril

Gracias, Alicia Keys, por hacer una canción de parodia en serio sobre la cuarentena. Una dura.

Los discos anteriores de Yves Tumor son básicamente experimentos de ruido. Pero Heaven to A Tortured Mind cristaliza toda la experimentación en un álbum pop de voces etéreas, matices de R&B y un coqueteo con el rock que me hizo pensar en lo mucho que le debe el movimiento Emo a Prince. Ese chillido que se convierte en un solo de saxo en Identity Trade es mi parte favorita de cualquier canción que he escuchado en 2020 y, por cierto, Identity Trade es mi tema favorito de 2020 por ahora. La transición de Romanticist a Dream Palette, con fuegos artificiales y demás, es un momentazo también.

Me gusta todo el Magdalene, de FKA Twigs. De todas las buenas ideas que tiene, sad day es mi favorita.

Del Heavy Light, de US Girls, me gusta el interlude de Advice to Teenage Self, y And Yet It Moves.

Jasmine, de Jai Paul

Todavía no puedo creer que hayan suspendido Paléo, Montreux y Nox Orae. Nox Orae es a final del verano, for fuck’s sake!

Se me ocurre que The English Riviera es el soundtrack de los veranos que perdimos para siempre luego de la pandemia

 

Mayo

Durante la cuarentena limpié y arreglé mi colección de Saint Etienne. Le sigo teniendo tanto cariño London Belongs to Me como la primera vez.

Refugiándome en las cosas conocidas, tuve un revival de Of Montreal. Esa capacidad que tiene Kevin Barnes de convertir la depresión en un álbum doble bailable. A Sentence Of Sorts In Kongsvinger es, desde 2007, mi canción de cabin fever. Me ha acompañado todas las veces en mi vida que he pasado más de una quincena encerrado. Dirty old shadow, stay away / Don’t play your games with me.

YHLQMDLG Bad Bunny me pareció mejor de lo que me esperaba. Safaera es horrible, horrible… y a la vez una producción brillante, épica, un mixtape de 5 minutos, una Suite de Reggaeton en 8 Movimientos. Soliá no está mal tampoco.

Flashback, de Javiera Mena, es pura perfección Pop. Esa idea de los silencios para destacar el beat durante el coro me parece genial.

Escuché Bad Idea, de Girl in Red, en los altavoces de un supermercado. Eso me llevó a We Fell In Love In October. Mi yo de 25 años escribió esta canción.

Triángulo de Amor Bizarro presentó su disco nuevo desde casa

 

Junio

Vicente me dijo que le prestara atención a la letra de Posthumous Forgiveness, de Tame Impala. Que monstruosidad de canción. I wanna say, “It’s all right” / (I know) You’re just a man after all / And I know you had demons / I got some of my own / I think you passed them along.

El peo que reventó con el asesinato de George Floyd, me llevó a este video de Yves Tumor, que uno pensaría que es profético, pero más bien es documental.

El último tema de este Tiny Desk de Alicia Keys es una interpretación de Falling. Admirable que pueda hacer eso con un tema pedido por el público.

 

Mi 2019 en música – 2 de 2

Playlist del año completo en Spotify:

Lee la primera parte de este post aquí: https://www.afinidades.org/6423

Julio

Cuando hice la nota original linkeé un vídeo de la versión en vivo de 1976. Pero lo tumbaron. Si lees esto en el futuro, vuelve a Googlearlo: Candi Staton Young Hearts Run Free Live 1976

Andrea Belfi + Thom Yorke en Montreux

Andrea Belfi monta una atmósfera sonora con una batería electrónica y un modulador, y se tira un concierto que tiene su primera pausa a la media hora. Se toma 15 segundos para comenzar a montar el próximo tema. Es una fucking máquina.

Thom Yorke abre con Interference, frente a la invitación hipnótica de una vagina de luz. He venido a un montón de conciertos en la sala Stravinsky, todos con un sonido impecable. Éste se los lleva. Chapeau a los genios de la consola. Anima acaba de salir hace un par de días y esta es la primera vez que escucho los temas. Durante Default, Yorke me recuerda que nunca es tarde para bailar como un maniático frente a dos mil personas. It’s never too old to pogo. Termina el concierto repitiendo “look, this face, it isn’t me, look, this face, it isn’t me”

Sigue leyendo “Mi 2019 en música – 2 de 2” »

Mi 2019 en el cine — 2 de 2

Estas notas fueron escritas saliendo del cine / cerrando una ventana / apagando la tele, justo después de haber visto algo para compartir y antes de contaminarme con las reseñas. Están aderezadas con links que he ido consiguiendo por allí.

Lee la primera parte de esta lista aquí

Guerra Fría es un recordatorio, visualmente hermoso, de que no debes juntarte con locas de mierda.

Us es espeluznante y genial. Un triunfo estético y de narrativa. Estuve varios días pensando en ella, en sus posibles errores, que me parece que son pocos. Mucho mejor que Get Out construyendo el relato interior del protagonista. Lupita Nyong’o está impecable.

Phantom Thread me pareció exquisita, la atmósfera, el personaje principal, y la proyección de la melancolía, están muy bien logrados.

Avengers Endgame me mantuvo interesado hasta el punto en el segundo acto en el que telegrafiaron el destino final de uno de los personajes. Terminé de verla porque quería reírme con propiedad de la gente que la toma en serio y la critica o defiende. Todo el esfuerzo es de una mediocridad que resulta obscena cuando consideras todo lo que podría hacerse con ese dinero: literalmente salvar al mundo, o al menos a un montón de gente que morirá de enfermedades curables.

Las coreografías, los sets y el uso de colores en John Wick III son fantásticos. Es la primera vez desde… John Wick II, que no me aburro durante una pelea. Buen cambio poner a John Wick a la defensiva.

The Disaster Artist es una historia sobre el triunfo de la voluntad. Una historia sobre jóvenes actores y un sueño, independientemente de la mitología construida alrededor the The Room.

Por cierto, Tommy Wiseau sería un casting perfecto para reemplazar al Joker de César Romero:

https://www.youtube.com/watch?v=eFjFxgHedgM

https://www.youtube.com/watch?v=AL0cT-Yi1SU

Vi Sorry to Bother You a pesar de los comentarios racistas y colonialistas de Boots Riley, y estoy contento de haberlo hecho. Una brillante fábula surrealista que me hizo pensar en que siempre hay que separar al artista de sus tweets.

Tengo la misma opinión sobre Dolemite Is My Name que sobre Disaster Artist. Una peli que me hizo sentir bien. Un homenaje necesario. Sin tipos como ése, el cine con el que crecí habría sido mucho más aburrido.

Había leído que Glass era mala y por eso tardé en verla. O. me convenció de que lo hiciera. Es mala si eres un hater de M. Night Shyamalan, pero si no, es mucho mejor que las películas de Marvel. Impresionante James McAvoy, otra vez.

Por “casualidad” vi dos películas que van sobre el asesinato de nazis.

Anthropoid es una buena historia sobre la resistencia, el precio del deber y el honor, que usa el espectacular asesinato de Heydrich como telón de fondo. Una buena actualización de Operation: Daybreak.

Operation Finale, sobre la captura de Eichmann, es más plana y menos interesante y, en general, una peor película que La Casa en la Calle Garibaldi.

Me encanta la historia legendaria de The Irishman. Una suerte de Forrest Gump de la mafia. Geniales De Niro, Pacino y Joe Pesci, los maestros se congregan para un último trabajo. Genial el ritmo y el guión. La secuencia crucial de la película, durante el tercer acto, es una obra maestra de suspense y exposición. Tuve que retroceder y verla otra vez para tomar nota sobre cómo contaban lo que sucedería, sin llegar a decirlo.

Durante la hora final de Midsommar estuve esperando que se transformara en The Wicker Man, y no me decepcionó. Una lástima que derivara en eso, porque distrae de su verdadero mensaje: una reflexión sobre como uno puede recuperarse del dolor de una pérdida. La redención y el renacimiento después de un duelo, metida como contrabando en una película de terror. Fascinantemente bien logrados los paralelismos entre la redención por sacrificio y la redención por renuncia ante los hechos.

The Rise of Skywalker sufre de un error fundamental de guión: es imposible escribir una buena historia de aventuras en la que la muerte no tiene ningún valor. Conté 5 ocasiones en las que una muerte habría fortalecido a la historia. Y esto es sin tratar de analizarla mucho. Viéndola como un niño de 9 años, me divertí mucho más durante tres episodios de The Mandalorian.