three hours of sleep

Me desperté cuando todavía era oscuro, pero ya estoy acostumbrándome. Vi el reloj: 2:38 am. Maldición –pensé –The-three-hours-of-sleep-workday.

Di unas vueltas. Imaginé la escena en un plano cenital. Pensé que Chris Brogan –quien por una razón desconocida tocaba la batería en el sueño que acababa de tener– estaría haciendo dinero en este preciso instante, mientras duerme. Pensé en escribirle una nota, “Hey! How’d you like those posts in spanish?”. Recordé el insomnio de mi papá: horas, noches, semanas, años enteros perdidos dando tumbos en la cama, contando centavos mientras el resto de occidente dormía y concluí que ese no podía ser un destino, que a diferencia de aquellos ochentas, ahora había Internet. Ahora es posible despertarse en la madrugada y conseguir trabajo, oficio. Así sea perder el tiempo. Así sea publicar.

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
Gary’s Social Media Counter

Abrumador, por decir lo menos. No dejen de hacer clic en "mobile" y "games".

Cerrar