Motivación

A falta de un desarrollo formal de personajes, el monólogo es uno de los recursos más usados por la narrativa cinematográfica norteamericana. No es tan ilógico, ni siquiera condenable que ese atajo, esa trampa literaria ocurra en un país cuya necesaria mitología fue construida de la nada a punta de grandes discursos.

Fieles a sus necesidades épicas, muchos de estos monólogos son, si se puede decir, motivadores (motivational, suena mejor sin traducción). Condenado por mi afinidad a la irrelevancia, esas intervenciones nunca dejan de atraparme.

En estos días N. me hizo recordar dos que deben ser colocados en el olimpo de los momentos del cine. Fiel a su naturaleza como persona, ambos provienen de las mejores películas sobre negocios.

Gordon Gekko

Liquid
Probablemente el mejor momento de la carrera de Michael Douglas es el discurso sobre La Codicia de Gordon Gekko (…La Codicia funciona, La Codicia tiene razón. La codicia clarifica, atraviesa y captura la esencia del espíritu evolutivo…).
(video)

Pero mi momento favorito es un tanto más sutil. Ocurre unos minutos antes, en la limosina cuando Gekko está tratando de… um… motivar a Bud Fox (Charlie Sheen) para que cometa fraude de valores. En menos de un minuto, Michael Douglas nos presenta todas las dimensiones de Gordon Gekko:

BUD
¿Y qué pasa con el trabajo duro?

GEKKO
¿Que qué pasa? Tú trabajas duro. Apuesto a que pasaste toda la noche analizando esa acción que compraste. ¿Y adónde te llevó?… mi padre también trabajó duro, como un elefante, vendiendo suministros eléctricos. Murió a los 49 con un ataque al corazón y una factura de impuestos. El banco se meó en su tumba y se llevó la casa; mi mamá terminó trabajando en una fábrica de platos… Despierta amiguito, si no estás adentro estás afuera. Y no hablo de un tieso de Wall Street, 400,000 al año, que vuela en primera clase y está “cómodo”. Hablo de liquidez amigo… tan rico como para volar tu propio jet, tan rico como para no perder el tiempo, 50-100 millones Buddy, un jugador -o nada. Tuviste lo que se necesitaba para entrar a mi oficina. Próxima pregunta: ¿Tienes lo que se necesita para quedarte?

(video)

Baldwin Glengarry Glen Ross

¡Fuck you! That’s my name
Algunos de estos monólogos incluyen la proverbial humillación a un personaje secundario. Esos me producen un especial placer morboso, pues estoy seguro de que ese personaje secundario he sido yo incontables veces.

El script de David Mamet para Glengarry Glen Ross es una delicia creada para el teatro que, por omisión de los dioses, se coló en el cine.

En esta escena, Blake (Alec Baldwin en los 5 minutos de su vida) confronta en frío a los empleados de una agencia de bienes raíces: Levene (Jack Lemmon), Moss (Ed Harris) y Aaronow (Alan Arkin):

BLAKE
Ya tienen los prospectos. Mitch y Murray pagaron buen dinero. ¡Consigan sus nombres y vendan! Si no pueden cerrar esos prospectos no pueden cerrar una mierda, ustedes SON una mierda, están fuera.

LEVENE
Los prospectos son débiles.

BLAKE
‘Los prospectos son débiles.’ ¿Los malditos prospectos son débiles? Tú eres débil. He estado en este negocio por quince años.

MOSS (riendo con sorna)
¿Cuál es tu nombre?

BLAKE
JÓDETE ¡Ese es mi nombre! ¿Sabes por qué? Porque manejaste un Hyundai para venir acá esta noche. Yo manejé un BMW de ochenta mil dólares. ¡Ese es mi nombre! ¡Y tú! Tu nombre es “necesitado”. Y no puedes jugar en un juego de hombres. No puedes cerrar. Anda a tu casa y cuéntale a tu mujer tus problemas. Porque una sola cosa importa en la vida: ¡Hacerlos firmar sobre la línea puntada! ¿Me escuchan, malditos maricones?

(voltea un pizarrón que contiene dos conjuntos de letras: ABC y AIDA)

BLAKE
A-B-C. A-always, B-be, C-Closing. ¡Estén Siempre Cerrando! ¡Estén Siempre Cerrando! A-I-D-A. Attention, Interest, Decision, Action. Atención -¿Tengo su atención? Interés -¿Están interesados? Sé que sí, porque es joderse o irse. Cierran o se van. Decisión -¿Han tomado su decisión por Cristo? Y Acción. A-I-D-A; ¡Salgan! Ahí tienen a los prospectos entrando ¿Creen que entran para escapar de la lluvia? Un tipo no pisa un lote de terreno al menos que quiera comprar. ¡Están sentados allí, esperando para darles su dinero! ¿Lo van a tomar? ¿Son lo suficientemente hombres para tomarlo? ¿Qué te pasa a tí? Si a tí. Moss.

MOSS
Eres tan héroe, tan rico. ¿Para que vienes a perder tu tiempo con un montón de vagos?

(Blake se sienta y se quita su reloj)

BLAKE
¿Ves este reloj? ¿Ves este reloj? Ese reloj cuesta más que tu carro. Hice 970,000 dólares el año pasado. ¿Tú cuanto haces? Ves, amigo, eso es lo que soy. Y tú eres nada. ¿Buen tipo? Me importa una mierda. ¿Buen padre? Jódete ¡Anda a tu casa y juega con tus hijos! ¿Quieren trabajar aquí? ¡Cierren! ¿Piensas que esto es un abuso? ¿Piensas que esto es un abuso, chupapijas? Si no puedes soportar esto ¿Como vas a soportar el abuso que sufres en una venta? No te gusta, vete. YO podría salir esta noche, con los materiales que tienes, y hacerme quince mil dólares. ¡Esta noche! ¡En dos horas! ¿Tú puedes? ¿Tú puedes? ¡Anda y hazlo! ¡A-I-D-A! ¡Enfurézcanse hijos de puta! ¡Enfurézcanse! ¿Saben lo que se necesita para vender bienes raíces?

(Saca algo de su maletín. Luego de una pausa, sostiene dos bolas de bronce sobre su zona pélvica)

BLAKE
Se necesitan bolas de bronce para vender bienes raíces

(video)

cine

Tengo los comentarios apagados por esta razón. Si te gusta este post, compártelo con tus amigos.

Daniel Pratt

Emprendedor, artista de calle, aficionado a los medios sociales, fan de PHP, amante de psql, geek. Vamos a morir pronto. Lo que queda es amar, disfrutar de nuestras glorias, miserias y afinidades electivas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookGoogle Plus

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
Argonáutica

Graciosa al cuadrado, que Dios te proteja siempre.

Cerrar