Arrecho es pa’llá

Un sublime post de Héctor me puso a pensar. ¿De donde viene toda esta glorificación por la miseria?

Llevo mis marcas hechas en lo profundo de la selva de Tepito (“barrio bravo”), en el Sector 3 de La Bombilla, en un pinchazo a medianoche en la Cota 905. Las llevo como sobreviviente, pero también con cierto orgullo, con ese dejo de ‘yo así, sifrinito y todo, he estado allá en territorio comanche, donde los pacos no llegan’.

No escucharás a alguien en -por ejemplo- Lomas de la Lagunita, decir “no, estas casas de por aquí son de los pelabola, lo arrecho es pa’llá”. No. No sin un dejo de envidia o rabia. Por algunas razones que nos definen, que son parte de nuestra identidad, es más entretenido destacar nuestro average de bateo en asesinatos, en malandraje, en barrio malo.

Claro, es de esperarse, condicionamiento, cassette. Nos encanta la destrucción, además, la miseria humana es el combustible de los medios, nuestro alimento. ¿Pero no sería verdaderamente revolucionario que aspiráramos a la casa en la zona buena de la parte VIP de Altos del Bosque de las Terrazas de las Lomas? ¿No sería todo un logro social que nos movilizara, nos divirtiera, nos enalteciera el éxito ajeno? Creo que eso, el éxito no solo ajeno, sino colectivo, es en el fondo lo que hace girar los engranajes en países menos acomplejados.

Post-post: Seguro dirán que tengo un serio problema porque relaciono poder adquisitivo con bienestar. ¡Por supuesto que tienen razón! Estoy mal y deberían fusilarme (o deberían dejarme opinar, también). Pero bueno, me gustaría no preocuparme porque si me enfermo o tengo un accidente, voy a malmorirme en un hospital mal dotado. Sería chévere y todo que si uno tiene un trabajo medio digno, paga sus impuestos y no anda robando por ahí, al menos pudiese tener paz mental.

todos vamos a morir

Tengo los comentarios apagados por esta razón. Si te gusta este post, compártelo con tus amigos.

Daniel Pratt

Emprendedor, artista de calle, aficionado a los medios sociales, fan de PHP, amante de psql, geek. Vamos a morir pronto. Lo que queda es amar, disfrutar de nuestras glorias, miserias y afinidades electivas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookGoogle Plus

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
Nairte

Brian Jungen reconstruye zapatillas Nike convirtiéndolas en esculturas que asemejan mandalas, máscaras ceremoniales, cráneos de dinosaurio y otros objetos que...

Cerrar