Cuando reinventarse no es un lujo

En estos días leí un artículo en Der Spiegel acerca del milagro Estonio. No se pierdan esta perla con la que el Ministro de economía despacha al estado de bienestar:

Of course, he says, it’s important to help a society’s losers, the ones who are left behind. It would be wonderful, he adds, to have a fantastic healthcare system and offer social guarantees for every emergency. “But you have to have the money. We don’t have it. Our average monthly income is €800. So we have to reflect on what’s important for a society’s development. It’s the top performers, the successful ones. Ideas! Companies! Products! If all you do is administer, nothing comes of it. The state must clear the way for those who want to achieve something. That’s the function of the state.”

Traducción: si, está muy bien ayudar a todos, pero somos un país pequeño y no podemos. Nuestro trabajo como estado es quitarnos del medio y dejar que las estrellas brillen, a ver si nos salvamos.

Vale la pena leer el resto, las entrevistas a europeos que se han ido a Estonia y a Sten Tamkivi, de Skype, uno de los motores del milagro.

La principal razón de porqué Estonia pudo hacer esto es porque no tenía nada que perder. Partieron con el país en 0 luego del colapso soviético.Reinventarse no fue un lujo sino una necesidad.

Hoy aparece esta nota en Wired acerca de un plan para enseñarle programación web a los niños de primaria en Estonia. Por supuesto que pueden hacerlo y además tiene todo el sentido del mundo: muchos conceptos de programación web son lo suficientemente elementales como para que un niño de primaria los manje. Además, saber programar es tan importante como saber escribir (y más importante que saber matemáticas más allá de las operaciones básicas).

El artículo también menciona a Lauren Ipsum, el libro infantil creado por Yta y su esposo, que va precisamente sobre esto.

 

hacking

Tengo los comentarios apagados por esta razón. Si te gusta este post, compártelo con tus amigos.

Daniel Pratt

Emprendedor, artista de calle, aficionado a los medios sociales, fan de PHP, amante de psql, geek. Vamos a morir pronto. Lo que queda es amar, disfrutar de nuestras glorias, miserias y afinidades electivas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookGoogle Plus

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
¿Puede un videojuego enseñar al Gobierno a salir de la crisis? | Javier Meléndez Martín

Siempre digo en broma que el puntaje de SimCity –y no las promesas– debería ser la carta de presentación de...

Cerrar