Mi 2012 en música

grimes

Enero

El tren tardaría unas cuatro horas más, así que Jose y yo decidimos comenzar el año destruyéndonos los pies caminando los 12km que hay entre La Pobla de Segur y Tremp. En la soledad acompañada de una caminata al borde de la autopista, Enero comenzó con un replay de Septiembre de 2011, chasing cocaine through the backrooms of the world all night.

–¡Un año de movimientos! –le gritaba Jose a la nada, doscientos cincuenta pasos delante de mi. Yo pensaba que era joda.

 

Febrero

Cuando comencé a escuchar Perth, estaba en Perth. Melina me recordó este tema. El homónimo de Bon Iver es el soundtrack definitivo de mi residencia Australiana. Si me preguntas cómo suena el otro lado del planeta, te diré que una tarde al final del verano austral, mientras el césped al borde de una playa de Fremantle despedía el último calor acumulado del día, la ciudad más aislada del mundo sonó exactamente así:

Vi mi 3er concierto de Palmieri. Veinte años después de la primera vez, con mi primo de nuevo. Es muy loco y muy hermoso que repitas un concierto con la misma persona al otro lado del mundo.

 

IMG_7400

Marzo

La canción que más escuché este año fue Corinne, de Metronomy (26 veces según iTunes). Mi primer mes como residente de una isla al final del mundo, sin dinero, fue un mes muy duro y muy raro en un lugar muy duro muy raro y muy lejos. Cuando uno migra es normal que escuches las voces de todas tus mujeres, como recuerdos del posible imposible. Reconstruyes esta idea adolescente del amor que muy inteligentemente evoca Joseph Mount: I got my heart tied up now with a boom and a bang/I’m not gonna find you again. Es exactamente eso.

Me despedí de Perth oyendo lo que es de calle lo mejor que ha producido Australia este año: el Henge Beat de Total Control. Drinking detergent and licking the walls…

Somebody that I used to know tomó el camino largo de vuelta y tardó un año en llegar a Barcelona. Entre marzo y junio era imposible encender la radio sin escucharla. Este video es un hermoso gesto de un artista agradecido:

 

Abril

En algún momento del mes por fin pude dejar de oír Ya Lo Ves, Jan Pawel, en repeat.

A finales de Abril cogimos la french exit y volvimos a migrar oyendo The Antlers.

 

Mayo

Neil Young ha hecho una carrera de equivocarse en los solos. Pero el solo en Like a Hurricane es absolutamente brillantemente desgarradoramente desprolijo. Algo en mi cambió cuando me di cuenta de que el rock entra por la fuerza y a veces hay que pegarle a las cuerdas para hacerlas gritar.

Neil Young, también:

To be a woman and to be turned down
Old enough now to change your name
When so many love you is it the same
It’s the woman in you that makes you want to play this game.

En Yesterday’s Promises Tomorrow, Neal Black empaca todo el desparpajo de un buen blues. Dibuja a ese bueno para nada que le canta a una mujer que sabe que él es una mala ficha. Ambos lo saben, pero igual le canta. La llama desde una cabina telefónica en Chicago para decirle que no puede llegar a casa en San Valentín, porque está preso. Le pide una otra segunda oportunidad y todos sabemos que se la dará y el tipo le pagará repitiendo las promesas de ayer mañana. Tomorrow, next week, at the latest.

 

Junio

Vi a The National Fanfare Of Kadebostany. Kusturica meets 2012. Recordé como Orlando y yo estábamos cazando aperturas de metales para la fiesta de Revival of Soul (que fue más bien Revival of Salsa y Soda Stereo) que hicimos en Amberes en 2010. Esta es una forma de abrir con metales:

La primera vez que escuché El Bailaor Negro, de Jorge Guzmán (justo después de enamorarme de Stephanie Mair durante un concierto en la universidad), comencé a tener una idea muy clara de querer ir a Montreux, al festival. Pocos meses después esa idea se transformó en ilusión cuando cayó en mis manos por primera vez el set de Miles y Quincy en Montreux, que es absolutamente bestial.

Pero ¿quién demonios va a pagar un pasaje para ir a Suiza a un concierto? Montreux es el festival al que estaba absolutamente seguro de que jamás de los jamases iría. Luego pasó esto y después pasó esto:

Mientras estaba ahí, malgrabando ese video, me di cuenta tarde, demasiado tarde en la vida, que Smoke On The Water ocurre en el lugar en el que estaba parado, mientras leía en una placa:

We all came out to Montreux
On the Lake Geneva shoreline
To make records with a mobile
We didn’t have much time.
Frank Zappa and the Mothers
Were at the best place around
Some stupid with a flare gun
Burned the place to the ground.

 

Julio

Bogotá, el track abridor de Nó Na Orelha, de Criolo, parece a punto de reventar en Zombie, de Fela Kuti. Pero no. Primer track del mejor disco de música brasilera de 2011. Afrobeat, Hip Hop, MBP.

En una misma noche vi a The Cure, Bon Iver y Justice.

Bon Iver es pura textura. 8, 10 músicos en escena te arropan con 50 mantas sonoras. Es tan sorprendente que tengo claro que  esa configuración no va a durar. Nadie puede sostenerse así, mantenerse en su mejor momento durante mucho tiempo. Así que te recomiendo que los veas cuando antes.

The Cure me puso triste. Debe ser horrible ser Robert Smith y tener que repetir todas esas canciones y sonar exactamente como el disco. Es la peor de las prisiones. Treinta años queriendo ver a The Cure y ahora me hubiese gustado no tener que presenciar ese espectáculo deprimente.

La entrada de Justice te licuifica los órganos. Pero pasados los 10 minutos, no pasa nada nuevo.

Pero el mayor impacto de esa noche a finales de Julio fue el Undertow, de Warpaint. Babear frente a Theresa Wayman mientras soltaba esa declaración de hechos que en realidad es una amenaza: ahora te tengo en la resaca.

Ver a estas tipas en vivo, cagadas de la risa mientras tocan, es una delicia. Eso debería ser la música siempre.

 

Agosto

Discos del verano:

Una Montaña es Una Montaña – Los Punsetes

Pegasvs – Pegasvs

Young & Old – Tennis

Oshin – DIIV  (mi disco favorito del año)

El premio al video perturbador del año se lo lleva el Double Helix, de Death Grips. Entiendo de donde viene y qué está haciendo y me parece brillante. Pero no me gusta para nada, porque no lo entiendo y no me habla. Otra señal de que me estoy poniendo viejo.

 

Septiembre

El verano de 2012 se resume en la versión Ecce Homo de Gangnam Style

Por nostalgia de España, pillé una fiebre de Los Planetas. Pasé una semana alternando entre La Leyenda del Espacio y Unidad de Desplazamiento. Entendí que Un Buen Día es una de las mejores canciones de despecho y busqué infructuosamente saber si el gol de Mendieta es este o este. Pensé que si lo descubría podría encontrarle un compañero a este post. Hermosos goles. Igual fue terapéutico, porque si me entero de tu muerte, diré que en paz descanses y si vives, buena suerte.

 

Octubre

Comenzó a hacer frío y alguien me envió un video que recordé durante el resto del otoño:

Absolutamente identificado. Creo que me pasaría lo mismo: un tiro accidental al correr con una escopeta y los perros me comerán. Seguro. Pero más allá de eso, hay un mensaje no-tan-secreto en eso de “Lo tenemos todo hasta que la revolución venga”.

Vi a Tame Impala con O. No se si era puro orgullo por ser nativos de una de mis ciudades adoptivas, o por esa idea clara de que estábamos viendo a Pink Floyd, circa 1969 (o los Lips en 1998, elige), pero no dejé de sorprenderme ni un minuto… y yo me aburro rápido en los conciertos.
(piénsalo: dos horas continuamente sorprendido)

Su disco, Lonerism, es una maravilla. Suena como si los tipos de Animal Collective tuviesen 20 años y se hubiesen encerrado a oír Revolver de los Beatles durante un mes. Me daba miedo e intriga ir al concierto y descubrir que, en efecto, son brillantes hasta la envidia.

Reseñé la quema, de Famasloop. The Choro Dance es el mejor tema de rock venezolano del año. El único que se atrevió a decir “aquí pasa algo jodido y todos ustedes tienen la culpa”.

 

Noviembre

El pana Leo Felipe Campos y Ulises Hadjis fueron nominados al Grammy Latino por esa obra de amor que es Dónde va, contenida en Cosas Perdidas, un disco que debes comprar si crees en la música.

Leo Felipe escribió su episodio de Miedo y Odio en Las Vegas.

Mónica maltripeó durante todo el concierto de Bat for Lashes porque “¿esta caraja no puede pagarle a un foniatra que le enseñe a respirar?” y si, terrible. La tipa se está rompiendo la garganta, lo cual le da a todo un carácter urgente “Yo la vi cuando tenía voz”. Aparte de eso, bien. Me emocioné cuando cantó Daniel (claro) y el “Still I’m holding out my hand”, en Haunted Man, es brutal en vivo.

Por recomendación de O llegué a The Crossing, el nuevo disco de Menahan Street Band.

 

Diciembre

Fuimos con Ari a ver a Amadou & Marian. Un concierto mucho mejor que el disco. La pareja muestra una total indiferencia por los límites que supuestamente existen entre los géneros musicales. Momento de la noche: darme cuenta de que lo que estoy oyendo es Pink Floyd pasado por 2 filtros de afro-blues.

Descubrí Epic Rap Battles of History

Someone who loathes you, bitch –LOL

Una tipa que se pasa todo el día en internet, toma GarageBand y comienza un camino que pasa por aquí:

Y en lugares revela lo que parecen ser pedazos de la verdad. Me parece que el pop se salva cada vez que esta historia se repite.

…y cada vez que Grizzly Bear saca un álbum:

 

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
Ciudadanos de Ningún lugar | Jimenez Lai

Jimenez Lai publica una novela gráfica estructurada en historias cortas que tratan sobre arquitectura, urbanismo, el origen y funcionamiento de...

Cerrar