Mi 2020 en música — 2 de 2

Playlist the Spotify

Julio

Mi librería de iTunes se corrompió a comienzos de Julio. Ni el Coronavirus causó tantos estragos.

Vicente me hizo volver al nuevo de Tame Impala para prestarle atención a la letra de Posthumous Forgiveness, que es probablemente la mejor canción a un padre muerto que he escuchado en mucho tiempo.

Memes en Visto, del Canciones para Gente Cool y Despechada, de Vic Mcfly.

El nuevo de Jessie Ware es puro placer disco. What’s your pleasure?

All I Wanted, del HiRUDiN, de Austra

Me costó entrarle al Set My Heart on Fire, de Perfume Genius. Pero luego lo comencé a escuchar en todas partes y me parece que es uno de los soundtracks de 2020. On The Floor terminó siendo una de mis canciones del verano.

Me encanta el cover de Weird Fishes que hizo Liane La Havas.

El The Loves of Your Life es una serie de canciones de amor de Hamilton Leithauser a una o varias personas. De allí, Till Your Ship Comes In,

 

Agosto

Del nuevo de Jarvis Cocker, me gusta ese intro con Save The Whale, canalizando a Leonard Cohen. Jarvis Cocker puede ser el nuevo Leonard Cohen hasta que nos muramos. Yo me sentiría menos solo en el mundo. El mejor tema del disco es House Music All Night Long.

Caí en un agujero de youtube y encontré este video de Rhiannon de Fleetwood Mac, circa 1976, en el que Stevie Nicks, encocada hasta no más, se deja el alma (eso no debe distraernos del hecho de que el resto de la banda está creando en ese momento los próximos 30 años de jangle pop). Una versión superior a la que quedó registrada en el disco, que ya de por sí es un gran tema.

William, del Goodnight Paradise, de Graveyard Club

Durante los momentos más raros del confinamiento en Agosto, con el calor y el verano acabándose allá afuera, una de las pocas canciones que me brindó algo de sosiego fue So We Won’t Forget, de Khruangbin.

Jacob Collier hace que una cosa muy difícil parezca fácil. Este cuarteto montado por él solo, en medio del confinamiento, es uno de mis momentos favoritos de 2020:

 

Septiembre

Orinoco, de Aguas Ardientes, es mi canción favorita en español de este año. Qué sorpresa el giro que da esta canción al final de la primera estrofa, y qué maravilla ese joropo atravesado a la mitad.

Marcaperu, de Yanna.

Tuvimos de invitada en el podcast a Jordana Fischer y eso me llevó al disco de FlyinFisch. De allí, Talk.

Mama, You Can Bet! de Georgia Anne Muldrow, fue el mejor disco de Jazz que escuché en esta mitad del año. De allí Our Joy, y el cover/remix de Beemoanable Lady de Charles Mingus. Es un disco que, salvo por algunos momentos claramente 2020, podría ser un clásico de los 60s.

La cumbia me está llamando, del debut de Nubya García.

El Shores de Fleet Foxes me acompañó al final del verano. De allí, Maestranza.

Never Come Back, del Suddenly, de Caribou

The Flaming Lips han cambiado de estilo otra vez y vuelto a un disco más parecido a cualquiera de los de la década de los 00s.  Puedo imaginarme en un concierto coreando Mother I’ve Taken LSD, que tiene todo el potencial de convertirse en un himno de la banda. God and The Policeman, con Kacey Musgaves, también está muy bien.

Mandinga Times de Rita Indiana es casi tan sorprendente como el primer disco. El tema homónimo es como debe sonar una canción de protesta en el caribe en 2020: violenta, callejear y bailable. El disco es una lista de experimentos. El video del lanzamiento, Rita Indiana – Mandinga Times presenta: After School, es un buen resumen de lo que puedes encontrar en él.

Octubre

Volví a Lucio Battisti después de ver Un’Aventura (ver el post de cine).  Nunca había oído Il nostro caro angelo,  que es un discazo adelantado. De allí saco Io gli ho detto no. Pero uno de mis momentos musicales más importantes del año sucedió unas semanas después cuando, de la nada, M. comenzó a tararear Acqua Azzurra, acqua chiara, habiéndola escuchado solamente una vez <3

La interpretación de Seventeen de Sharon Van Etten en este Tiny Desk está brutal

Mi tema favorito de oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ es No Eres Tú, un buen resumen de este disco, un poco más maduro, de gente que se asoma a los 40s, y también de las influencias del grupo, con ese crescendo magistral de ruido. Estuve enganchado con el disco un par de semanas.

 

Noviembre

There’s only being yourself, de Radiant Children, es una fiesta de Soul y Funk. De allí, Pretend.

La Nueva Normalidad, de Los Planetas, me ayudó a lidiar –sonreír– con la incertidumbre.

Qué barbaridad este en vivo de Tom Jones con Janis Joplin cantando Raise Your Hand.

Hay varias cosas buenas en el Likewise de Francis Quinlan (Hop Along), pero mi favorita es el cover casi irreconocible que hace de Carry the Zero. Entre los temas originales, Pitdown Man es mi favorito, con ese “In the afternoon you both fell asleep / Still knowing more than me”

El disco homónimo y debut de Muzz es como Bon Iver para adultos. En algunos momentos Interpol, The Walkmen y The National se juntan, como sus integrantes. Bad Feeling.

La primera vez que oí Lament, de Touché Amoré, pensé “I’m too old for this shit”, pero luego de cinco o seis escuchadas casuales, me ha empezado a gustar y he empezado a entender el trabajo que hay detrás de ese disco. Algunos temas son hardcore para las masas, muy bien trabajados. De allí, Limelight.

Bartees Strange subvierte las convenciones en Live Forever y se une al canon de artistas negros que reclaman el rock de la mano de los blancos. Me recuerda a los primeros discos de Lightspeed Champion (Blood Orange). Boomer es mi tema favorito.

 

Diciembre

Los dos discos de Sault de este año son otro buen soundtrack para black lives matter. Heredan mucho del afrobeat y el soul de los 70s.  De allí Sun Shine y Why We Cry Why We Die.

Escuché Every Bad, de Porridge Radio, en repeat durante varios días. Me sorprendí una vez gritando “Because I bite my nails right down to the FLEEESHH”.

Estrella Fugaz, de Señor Kino.

Mi última semana de trabajo en Diciembre fue habilitada por Cenizas, el disco de Nicolás Jaar.

acts of rebellion, de Ela Minus, es un disco de punk disfrazado de electrónica. Un llamado a las armas brillante, con el hambre de un primer disco.

Puya del Empresario, del nuevo disco de Meridian Brothers.

Miss Colombia, de Lido Pimienta, es un gran logro de música latinoamericana. De allí, Nada.

 

Mi Top-10 discos de 2020

  1. Heaven to a Tortured Mind, de Yves Tumor
  2. The Slow Rush, de Tame Impala
  3. American Head, de Flaming Lips
  4. Muzz, de Muzz
  5. What’s Your Pleasure? de Jessie Ware
  6. Likewise, de Frances Quinlan
  7. Live Forever, de Bartees Strange
  8. Every Bad, de Porridge Radio
  9. Mama, You Can Bet!, de Georgia Anne Muldrow
  10. The Main Thing, Real Estate

música

Tengo los comentarios apagados por esta razón. Si te gusta este post, compártelo con tus amigos.

Daniel Pratt

Emprendedor, artista de calle, aficionado a los medios sociales, fan de PHP, amante de psql, geek. Vamos a morir pronto. Lo que queda es amar, disfrutar de nuestras glorias, miserias y afinidades electivas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookGoogle Plus

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
Mi 2020 en el cine

Estas notas fueron escritas saliendo del cine / cerrando una ventana / apagando la tele, justo después de haber visto...

Cerrar