¿Cómo escribir un adiós?

La mayoría señala lo obvio: “aprovecha, despídete bien de tus amigos, no los verás más. Disfruta a tu familia” y cuando dicen “familia”, pienso en que no atenderé la primera caída grave de mi madre, que no seré testigo de ese corto cáncer que anulará al viejo, o de la inescapable caída de naipes que orfanará a mis primos.

Los más poetas, me recuerdan que debo despedirme de la ciudad. Que no debo odiarla en el adiós. “…así como a las mujeres”, susurran.

Pero todos encuentran razones para escapar. Todos comprenden.

Excepto ellos.

Cada vez que entro a la habitación, los enfrento. Todos los días me esperan allí, invariablemente desilusionados, severos, incrédulos. Ellos y yo sabemos que no hay forma elegante ni sensible de hacer esto, porque ¿cómo se despide uno de cuarenta años de libros?

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
El poderoso derrame de iluminación de Jill Bolte Taylor

Jill Bolte Taylor nos relata la increíble experiencia de tener un ACV desde el punto de vista de un neurocientífico....

Cerrar