el olor de diciembre

Son las diez y la música llanera acaba con la posibilidad de una noche tranquila. Me estaciono en la ventana y bebo. Intento descifrar las formas de esa fiesta vecina y otros asuntos. De pronto, una brisa fría sube por la intercomunal y con ella, llega el olor de diciembre a la ciudad.

notas Tagged

Tengo los comentarios apagados por esta razón. Si te gusta este post, compártelo con tus amigos.

Daniel Pratt

Emprendedor, artista de calle, aficionado a los medios sociales, fan de PHP, amante de psql, geek. Vamos a morir pronto. Lo que queda es amar, disfrutar de nuestras glorias, miserias y afinidades electivas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookGoogle Plus

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
Hilo musical para una oficina en París

We're playing those mind games together Pushing the barriers, planting seeds Playing the mind guerrilla Chanting the mantra, peace on...

Cerrar