Mi 2018 en música — 2 de 2


 

Playlist completo de 2018 en Spotify

Julio

O. me recomendó el nuevo de Wooden Shjips y Khruangbin. Me encanta, como a todo el mundo, el disco de Khruangbin. Un rock psicodélico con un sonido tan diverso que se aproxima a la universalidad.

Iván me recomendó Calocha, el WTF de Julio

Black Walls, de Chromatics.

Este video sobre el creciente uso de Grey Poupon en hip-hop

Lista de Spotify con todas las canciones que mencionan Grey Poupon

Conducción, el disco de Ases Falsos de 2014 es impresionante, especialmente por Simetría, uno de los logros de la canción latinoamericana de los últimos años. Mala Fama, el disco de 2018, construye sobre esas ideas. Si tienes nostalgia por la balada latinoamericana de los 70s y 80s, traigo noticias: el legado de Juan Gabriel vive en este disco, especialmente en Nada Me Debo.

Así es como termina, es la única canción ecologista que he escuchado en un disco latinoamericano en años. La canción homónima tiene una frase de… ¿Hammond? “Hammond” brutal. Pero lo más sorprendente de este disco es la manera magistral en como te asalta con algunas letras inesperadas. El tema Mi Tribu es especialmente efectivo en esto:

Me dijo amigo, que organizas una funa
No has enseñado a tu niño actuar por convicción
Si no por medio, al acoso, al rechazo,
Y cuando das un castigo ejemplar
No le enseñas a la niña escondida allá atrás
Actuar por amor si no por medio de ser ejemplificadoramente castigada

 

Ladytron – The Animals

Los discos de Albert Hammond Jr. son más Strokes que las exploraciones de Casablancas que, comparativamente hablando, son tan locas y arriesgadas como inaccesibles. Francis Trouble es un disco lleno de guitarras melódicas y megáfonos, es decir, un disco de The Strokes, un buen disco de The Strokes.

 

Mi tema favorito de 7, el disco de Beach House, es Dive, en donde ventilan todas sus influencias de Mazzy Star y New Order.

El otro tema que me gusta es Woo. Ese “I want it all, but I can’t have it” cantado entre las nubes me parece que resume bien la desesperación controlada de Beach House.

Agosto

Fuimos a un rooftop party en La Belle de Mai, en Marsella. Era la noche de mathrock así que no era precisamente lo más agradable para dos niños pequeños. En el especial de Verano 2018 de ¿Qué más? echo un poco el cuento de un concierto memorable.

Oh Belleville Belleville Belleville Tu as la vie devant toi et moi je n’ai que toi qui n’es qu’une putain de ville Putain de ville lumière brillant de mille feux de mille éclairs De millions d’ampoules fragiles

Jungle – Cherry

Plácido me envió Mangled Hearts, de The Prids

Y Cicada, de La Luz

Vi a LVL Up, Wolf Parade y Father John Misty en los 30 años de sub-pop

Adan Jodorowsky parece despedirse de Adanowsky y graba un muy buen disco de música latinoamericana.

Daz me envió un mega-mensaje con sus notas del comienzo del año, que reproduzco aquí sin permiso y sin vergüenza:

Comparto algunas de las cosas que me sorprendieron/obsesionaron en estos últimos meses para seguir con esta red de conexiones musicales.

Orchards – Balance perfecto de prog math pop rock con toques de Foals

Yves Tumor – Me gusta escuchar algo y no poder definirlo de inmediato. Hay muchas cosas aquí Kanye, Tv on the radio, etc, tiene un cinismo apocalíptico que me hace volver al tema

No recuerdo como llegué a este canal, sus ensayos sobre música son maravillosos:

Me pasaron este cover de Aurora de Massive Attack https://youtu.be/GPTY6l_PX5k como respuesta a este cover de Dua Lipa

Es mejor no decir nada de Tigran Hamasyan solo dale play con audífonos

Una pana descubrió a Westerman y empezó a mandarme canciones. Creo que Confirmation está entre las mejores canciones del año. Easy Money y Roads también son muy buenas, hay que seguirlo. (Tiene cosas que me recuerdan a Nick Drake, The Police y Peter Gabriel)

Este subgénero del hip hop (emo rap? lo llaman algunos) a veces produce cosas interesantes

The Killing of a sacred deer es la película que menos me ha gustado de Yorgos, pero la vi hace meses y casi todos los días canto esto:

La pana que me mandó Westerman también me pasó este tema de Destroyer, es buen tributo a Joy Division y New Orden

El nuevo de APC es el que menos me gusta de los 3, pero esta canción es haunting

Interesante tributo de Trent Reznor a Bowie, podría ser un B-side de Blackstar

Sorcererz de Gorillaz es una de las pocas canciones nuevas que me gusta tanto como la época de Plastic Beach y lo más viejo

Un pana me pasó esto y me enganchó mucho porque es de esas canciones que cuando crees saber a dónde va, te sorprende (el guitarrista es Omar de At the drive IN/Mars Volta):

Descubrí esta canción por un trabajo que me tocó hacer y me pregunto cómo pude pasar toda mi vida sin haberla escuchado:

Todo Ariel Pink está en esta canción y R. Stevie Moore la hizo en 1985

 

Septiembre

Heaven and Earth, de Kamasi Washington, es el mejor disco de Jazz que he escuchado en dos o tres años. Un disco épico que empieza como Curtis Mayfield, pasa por Herbie Hancock y termina como Coltrane.

Performance, de White Denim, tiene un poco de Marc Bolan.

Creo que Devotion, de Tirzah, es el disco de R&B más interesante que escuché este año. Me encanta la tensión de ese sonido de muchas capas y a la vez lleno de silencios.

Quedó claro que In My Feelings fue la canción del verano

Un sábado en la mañana encendí la radio y estaba sonando un tema de Zia Atabay, un cantante iraní popular durante el antiguo régimen. Pensé que uno de los aspectos positivos de la migración es que, con un poco de suerte, terminas viviendo en un lugar que pertenece al mundo.

(el tema lo consigues también en Pomegranates, una compilación de música iraní de los 60s y 70s)

Comencé a experimentar con música de ambiente para calmar a mis fieras durante la hora de la cena/preparación para dormir. Pensé que un aleatorio de Jazz podría servir, pero me di cuenta de que la mayor a veces se conectaba con el backbeat o caía en un groove y se ponía loca. Así que probé con algo más predeciblemente ligero, como In the Wee Small Hours y Lady in Satin. Una sólida hora de desaceleración. Luego, buscando cosas más contemporáneas, probé con Sleep, la obra de 8 horas de Max Richter, pero el que mejor resultó fue Dolores, el disco de Bohren & Der Club of Gore de 2008, un álbum que tiene la doble propiedad mágica de relajarte y ponerte a headbangear.

 

Octubre

Addendum fue el primer disco que escuché de John Maus. Un buen disco que me llevó al excelente We Must Become the Pitiful Censors of Ourselves

Hungry Ghost es mi tema favorito de The Navigator, el disco de Hurray For The Riff Raff que mencioné antes por Pa’Lante.

Lost Friends, de Middle Kids, es un álbum lleno de himnos que bordean el country. Si te gusta Neko Case, esto es como si Neko Case tuviese diez años menos y fuese acompañada por un a banda de rock indie.

Back on the Chain Gang interpretada por Morrissey suena como si siempre hubiese sido una canción de Morrissey

Anna Aaron, Moskito

Desde el abridor, In a Poem Unlimited, de U.S. Girls, se perfila como un disco maduro, con momentos absolutamente brillantes. Un poquito de psicodelia, definitivamente un álbum que llama a los 70s pero que, por supuesto, nadie habría podido grabar en esa época. Quién podría imaginarse que podía hacerse una canción bailable contra Obama. El disco tiene varios momentos de contrabando en los que prestar atención a las letras revelan un comentario filoso, a veces incongruentemente violento. Pero los mejores momentos de ese disco son esos en los que Meg Remy muestra sus dotes poéticas:

There are scores of us born in the silent spring
Whose wombs won’t take, won’t bear anything
He had want for a daughter, and I had want for a son
Now I rock my moon faced man like one
Was it the river on fire that made us what we became?
Was it the cup that we drank from, or what it contained?

Cada vez que vamos a Italia, vuelvo con algo. Esta vez descubrí este tema cuando entré en una gasolinera a las 10pm. Una de las maneras universales de encontrar música muy buena, familiar para todo un país, pero totalmetne desconocida afuera. Es como si tú no supieras nada de música venezolana y una noche entras en un parador en Venezuela y está sonando Marejada, de Roberto Antonio.

Otra cosa: par de cojones para hacer esa coreografía.

 

Chan Marshall sale a escena con un incienso en la mano. En el momento en el que suelta “Have you ever seen the face / You know the one i’m talking about”, queda claro que hace tiempo que no veo a alguien que sepa cantar.

El tercer o cuarto tema fue un cover de These Days, de Nico, y me di cuenta de que nunca había pensado en Nico cuando oigo Cat Power y van juntas perfectamente. Me preparo para esa frase final, “Don’t confront me with my failures / I have not forgotten them” sale totalmente devastadora, como cantada por un alma rota que a pesar de todo está aferrándose con las uñas al alféizar.

Está acompañada por un trío. La batería limpia y sin efectos. Usa dos micrófonos para reverberar su voz. Durante un cover de Pa Pa Power, de Dead Man’s Bones, Chan chasquea sus dos micrófonos para acentuar los fills de la batería. Sufre en escena, está incómoda. Hala su vestido con la zurda durante los momentos difíciles de ciertas canciones. Esta tipa no tiene nada que ver con la que vi en 2013, es como ver a Stevie Nicks justo después de uno de sus multiples renacimientos. Puede cantar solo canciones del último disco, puede hacer solo covers, e igual es fantástica. Cuando termina cada tema, puedes escuchar un alfiler en la sala. El público está absorto. Al final dice “Gracias. Les deseo el mismo nivel de aceptación en sus creaciones. Cuídense y cuiden a los suyos” —una despedida de suicida. Cat Power tentando a la muerte, como Nina Simone.

 

Noviembre

Esta entrevista con Billie Eilish, de un año a otro, muestra los efectos de volverse famoso.

El vídeo de Free Yourself, de Chemical Brothers, es una señal de los tiempos

Fui a ver Grand Blanc y L’Emperatrice en Les Docks, en Lausanne. Grand Blanc abrió con Surprise Party

La batería en vivo le da otra dimensión a la vocalista. Fue muy loco todo porque yo fui en realidad a ver a L’Emperatrice y no recordaba quiénes eran Grand Blanc, no fue sino hasta Belleville (linkeada arriba) que supe quiénes eran.

Cuando tocaron Rêve BB Rêve me di cuenta de que estaba viendo a un camión de banda en vivo y al final terminó gustándome más que los headliners. Eso no quiere decir que el toque de L’Emperatrice estuvo malo, porque es difícil que esté malo. Es una banda de funk encabezada por una voz etérea. Me hizo pensar que es una mezcla entre el Memphis Sound y Jean Michel Jarre. Por momentos es un concierto de Amigos Invisibles con referencias adyacentes, pero distintas, de los 70’s.

https://www.youtube.com/watch?v=iZAqaykiS70

Este video del nuevo EP de Triángulo de Amor Bizarro le da un soundtrack al 2018 en la política española

 

Diciembre

Plácido me pasó First Love Never Die, de Soko y 17, de Youth Lagoon.

No sigo al flamenco, así que no se qué tan nuevas sean todas las cosas nuevas que oí en El Mal Querer, de Rosalía: autotune, R&B, trap? What the fuck? Este disco es brillante. Rosalía es como si M.I.A y Drake hubisen tenido una hija cantaora.

 

 

Mis padres organizaron una parranda con nuestras vecinas venezolanas. Tenía más de 20 años que no cantaba villancicos y fue un completo regalo. De lejos la mejor navidad que he pasado en los últimos años. Cantar música de ese país perdido fue super amargo y a la vez liberador.

 

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
Mi 2018 en cine — 2 de 2

Estas notas fueron escritas saliendo del cine / cerrando una ventana / apagando la tele, justo después de haber visto...

Cerrar