Commercial – Los Amigos Invisibles

amigos
Luego de quince años de A Typical & Autoctonal Venezuelan Dance Band, la mezcla de acid jazz, funk y disco que pregonan Los Amigos Invisibles ya no es una curiosidad, ni es graciosa, ni deliberadamente cursi. Es un estilo, un planteamiento estético con todas las de la ley, reconocible y socialmente aceptado. Una propuesta universal, al menos en occidente.

Quizás por eso, porque ha llegado la hora de incorporar la música de Los Amigos al mainstream, Commercial lleva ese nombre y es el primer disco cuyo título no es un juego de palabras, ni delata su país de origen.

Con una duración de 50 minutos, Commercial es también el disco más corto de la carrera de Los Amigos. Los interludios son menos frecuentes y más independientes, respondiendo a esa tendencia que tenemos de desmenuzar los discos para meterlos en nuestros iPods. Considerando que Los Amigos tienen 11 años (desde Venezuelan Gozadera) fabricando party-mixes para escucharse en una sentada, este sin duda es un paso en una nueva dirección.

Mentiras es un gran abridor, un clásico instantáneo. Natalia Lafourcade es perfecta en Viviré Para Ti. In Luv With U es una apuesta para el verano gringo. Oyeme Nena es otro momento de la salsa venezolana. Romántico Palman Izum es un guiño a Serge Gainsburg que se transforma en una propaganda de consoladores, una evolución de los chistes eruditos de LAI.

Mi tema favorito es una sublime producción de la ya habitual Plastic Woman. Las líneas iniciales, “¿de quién es esa boquita?/ya no es de mamá” y los coros cantados por un autómata, arman la crítica definitiva a nuestra progresiva migración hacia la artificialidad, el embellecimiento quirúrgico que ya forma parte de la identidad venezolana.

download

Fácilmente, Commercial es el disco más sólido de Los Amigos Invisibles desde Arepa 3000.

Link

Post-post: MASA quizás ha creado la mejor portada en la historia de la música Venezolana.

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
The Arrival, Shaun Tan

Gracias a una cortesía de Pedro Enrique Rodríguez (y la niña argonáutica, que fue quien me lo prestó realmente), acabo...

Cerrar